Check in América con: Escritora Marta Cardoso, Directora Comisión de Cultura de América del CPGA

0
239

Marta Cardoso, Cuéntenos por favor donde nació y algo de su lugar en el mundo.

Me gusta decir que nací en la ceja azul de la llanura, en la ciudad de General Pico, al noreste de la provincia de La Pampa, República Argentina, en la Patagonia Norte, el 03 de agosto de 1953.

Mi provincia tiene 143.440 Km2 y una población aprox. de 320.000 habitantes, ubicada en el centro de país. Si bien General Pico, tiene características típicas de la pampa húmeda el resto de la provincia tiene suelo y clima patagónico. En la parte noreste-sudeste hay una zona boscosa nativa denominada: monte del caldenal, cuyo árbol emblemático es el caldén (prosopis caldenia).

Viví en el barrio “El molino”, un lugar aromado por la molienda de trigo maduro y la elaboración de harina.

Preséntenos su familia, con algunos recuerdos de su juventud

Soy descendiente directa de inmigrantes portugueses, por parte de padre, Antonio Cardoso e italianos, por parte de madre, Sara Elena Covella Riciardulli. Mis hermanos son Oscar Alfredo (nos dejó muy joven), Emilce María, Olga Noemí y Sara Gloria.

Mi padre dividía su tiempo entre la actividad ferroviaria y la construcción de su propio emprendimiento como cultivador de árboles y arbustos denominado: “Vivero Sarmiento”, profesión que aprendió de su padre Don Ventura Cardoso (nacido en Portugal).

De mi madre aprendí a valorar los sabores de la comida italiana utilizando aromáticas cultivados por ella y a reconocer las flores por su especie.

Papá tenía alma de educador y conservacionista, por eso, desde pequeños nos enseñó los nombres botánicos y comunes de las plantas, técnicas para cultivar árboles, a honrar la naturaleza y a comprender la importancia de los árboles como protectores vitales del planeta. El ambiente y los ecosistemas fueron temas corrientes en mi casa.

Pero, también, papá decía que para poder vender un árbol había que conocerlo en toda su integralidad, formas y circunstancias, así que se encargó de instruirnos (a mis hermanos y a mí) sobre todo lo relacionado a la arboricultura en su máxima expresión, desde cultivo hasta el diseño de un parque o una forestación rural de envergadura.

Otro de los aspectos que me fortalecieron como persona fue acompañar a mi padre a desarrollar una tarea social voluntaria destinada a mejorar el barrio.

Siempre sostuvo que nuestro lugar en el mundo era el barrio y era nuestra obligación moral, cuidar, mejorar y defender “ese pedacito de cielo que Dios destinó para nosotros”, como repetía cada vez que hablábamos de eso.

Una de sus premisas era: “la solidaridad debe ser una acción practicada con respeto, altruismo y amor.”

Fue así que junto con otros vecinos fundaron la Asociación Civil del Barrio “El molino”.  Destaco que una de las grandes acciones de ese grupo fue solicitar al gobierno provincial la creación de una escuela pública, y sala de primeros auxilios. Esta última se hizo esperar. Una de las emociones más fuertes que me tocó vivir en mi época de Ministra de Bienestar Social fue poder inaugurar, en mi barrio de infancia, un Centro de Salud con alto nivel de profesionales, como así también el Centro de Desarrollo Infantil. Aquel día, en el discurso inaugural, sentí la presencia espiritual de mi padre con su amplia sonrisa.

La obra más destacada de aquellos voluntariosos vecinos fue construir el edificio donde se podían realizar actividades socio-culturales, lugar que aún sigue funcionando como tal.

Estudios, Docencia y Cargos en Función Pública

Tuve una educación formal primaria y secundaria en la escuela pública. Varios trabajos en relación de dependencia, pero lo más relevante fue colaborar con la empresa familiar “Vivero Sarmiento”. Además, fui profesora de Contabilidad y Prácticas contables en colegios de nivel secundario, dicté en carácter de voluntariado cursos de jardinería y cuidado de plantas. Participé en varios programas de radio y televisión sobre la misma temática.

Durante 12 años estuve vinculada a la función pública ocupando cargos electivos y representativos, fueron ellos: Diputada Nacional, Ministra de Bienestar Social de La Pampa, durante la gestión del Gobernador Rubén Hugo Marín y Legisladora Provincial.

Marta, dejó la Función Pública y entregó su vida a la literatura

Retirada de la función pública comencé a estudiar literatura y escritura creativa, tarea que me facilitó la edición de más de 40 títulos en su mayoría destinados a literatura para niños y jóvenes. Obtuve premios y menciones en distintos concursos literarios y participo en antologías colectivas. Muchos de mis libros han sido pasados al Sistema Braille.

Me gusta decir, por eso lo repito muchas veces, que expresarme a través de la palabra (escritura y oralidad) es una tarea lúdica que me permite disimular lo que no quiero contar, repasar historias propias y ajenas, jugar con la fantasía y lo maravilloso; elementos rescatados de los cuentos tradicionales, otorgando a la realidad mayor realidad y a la ficción mayor fantasía.

La literatura es una filosofía de vida, de la cual no deseo apartarme ni un segundo; es un compromiso, una nueva tarea que me impuse para poder interpretar el día a día desde un lugar más humanizado, solidario y entretenido.

Que siente por la lectura

Me estimula leer para otros en especial a niños y a jóvenes por eso practico voluntariado, leo en escuelas, instituciones, bibliotecas, en espacios donde alguien tenga la bonhomía de escuchar, dicto cursos de socialización con la literatura para niños y adultos.

Redes Sociales y Pandemia

Las redes sociales me permiten vincularme y hacer conocer mi tarea. Rescato de la pandemia la posibilidad de intercambiar conocimientos con pares y otras personas vinculadas a la obra literaria y cultural, además, me brindó la posibilidad de realizar capacitaciones en forma virtual a menores costos.

Muchos libros, pero hay uno que brilla. Juan Batata es muy conocido

El personaje que alcanzó mayor relevancia fue “Juan Batata”, una mascota vegetal. Como dice el estudioso de la literatura infantil y juvenil Marc Soriano, es un personaje pretexto que me ayuda a transmitir algunas cuestiones relacionadas con la naturaleza, la vida, la educación y la cultura de los pueblos. Es una humilde batata cultivada en un frasco que, a través de la palabra, y, gracias a los chicos, adquirió el rango de superhéroe. Sus textos me permiten intercambiar inquietudes con niños y adultos sobre la importancia de la alimentación saludable, las buenas costumbres alimentarias, las distintas formas de cultivar alimentos, siendo Juan Batata, según el texto de mi primer libro el puente que nos lleva a conversar sobre una de las técnicas de cultivo en nuestros días como es la hidroponía.

Juan Batata va construyendo su personaje: es amigo, superhéroe, cocinero, y en la relación con los chicos van surgiendo otras profesiones. La idea es mostrar en forma lúdica los aspectos más importantes de la vida: salud, educación y desarrollo humano. Las ilustraciones son obra de la artista plástica Alejandra Romero, quien sabe interpretar mis palabras con dibujos.

 

Sra. Cardoso, nos gustaría saber cómo se conforma su lista de Libros

El reino de Bluhú (Dos ediciones)

Colores

Las grietas de Lagmadul

El mar de la pampa y otros cuentos

El caldén viejo. Tahiel Ediciones

Cartas en el viento. Tahiel Ediciones.

Juan Batata. Español —inglés

El Dragón Chunchún

El Reino Azul (Dos ediciones)

Lucinda, el hada de las flores

Colección Brotecitos:

Un pandita Glotón

Un Conejo Distraído

Alas Doradas

Un loro cantor

Piqui, el elefantito

La Franja Azul del arco iris

El sueño de Patito

Colección cuento con valores (Fundasap)

Bartoleto

El perro que era de todos, pero no era de nadie

La Cabrita Sofía—ilustrada por Valeria Sánchez

Manolo Pintaviento

Pame, la lechuza feliz

Peludo Andrés

Princesa Selfie

Colección Batata:

La visita mágica

Me gusta el viento Pampero

La cabrita Sofía —ilustrada por Alejandra Romero—

El otoño y la rama. Poesías.

El mar de las algas

El otoño y la rama. Las cuatro estaciones

Homito, el artista de la prehistoria

Juan Batata, una macota vegetal

Una oruga vergonzosa

Los amigos de Lucas

Croacatero

La calandria Margarita

La abuela Anamen, agricultora de la prehistoria

Colores de la pampa y otros paisajes

Armario viejo

Poemas de infancia

Titico y las hormigas

Superhéroe Juan Batata y antifaz

Soy Fishy, un pez filósofo

Consejo Profesional Gastronómicos de las Américas

Soy miembro de varias instituciones: Sociedad Argentina de Escritores, Academia Argentina de literatura infantil y juvenil, Grupo de Escritores Piquenses, Comisión de apoyo de Biblioteca José Manuel Estrada de General Pico -La Pampa y desde hace pocos días Directora de Cultura en el Consejo Profesional Gastronómico de las Américas.

Cuando el Señor Magister Cristian Ponce de León, Presidente del Consejo Profesional Gastronómico de las Américas me propuso ser parte de la Comisión de Cultura de la mencionada institución me sorprendió, no tenía pensado participar en actividades fuera de lo literario. Pero al conversar durante largo rato con el Director de Turismo Sostenible, amigo de tantos años y comprovinciano Chef Rubén Oña, al que admiro y respeto, entendí que quizás el destino me encomendaba como misión algo distinto, aunque con algunas similitudes a mis actividades anteriores. En este caso se trata de impulsar una tarea combinada que involucra a todos los países de América. Eso me motivó a enfrentar el nuevo desafío, recrear los conocimientos y experiencia acumulada durante toda la vida desde lo humano hasta lo profesional y convertirlo en acciones en post de la construcción y la hermandad colectiva de los países americanos.

Entonces, recreando las enseñanzas que me dejó mi padre como herencia, cuando se refería al barrio, pensé: “ese pedacito de cielo que Dios destinó para nosotros”, ahora es un continente amplio…, inmenso…, con un valor cultural superlativo, quizás sea tiempo de brindar mi humilde aporte.

Entrevista Realizada por:

Deja un comentario