Check in América con: “El Mate” Identidad Argentina, Uruguaya y Paraguaya

0
391
El Mate, infusión tradicional que se toma tanto a la merienda como al desayuno.

La yerba mate proviene de las hojas con cafeína natural de una especie nativa de acebo, Ilex Paraguariensis , que se encuentra en las profundidades de la selva atlántica sudamericana.

Las hojas de yerba mate son cosechadas a mano por yerbateros (cultivadores) de pequeñas granjas y comunidades indígenas en Paraguay, Argentina y Brasil.

Cuenta con 24 vitaminas y minerales, 15 aminoácidos y abundantes polifenoles, la yerba mate nutre a la vez que estimula.

De hecho, el Instituto Pasteur declaró que la planta de yerba mate «contiene prácticamente todas las vitaminas necesarias para mantener la vida».

Beber esta infusión de alta energía significa que está eligiendo una bebida con cafeína más equilibrada.

Cuenta la leyenda que un árbol mágico crece en la selva tropical de América del Sur con el poder de unir y energizar.

Se dice que miles de años de leyenda no pueden estar equivocados: la yerba mate “tiene la fuerza del café, los beneficios para la salud del té y la euforia del chocolate, todo en una sola bebida”.

Yari, mítica Diosa del Mate

Decretado el símbolo de la amistad por Yari, mítica Diosa del Mate, la cultura de la yerba mate es tan rica como su sabor.

Tradicionalmente, la yerba mate se infunde con agua caliente en una calabaza ahuecada. El líquido se filtra a través de una pajita de metal llamada bombilla y generalmente se comparte entre amigos, familiares y hasta con desconocidos. (Cabe aclarar que esta práctica en la actualidad no se está haciendo por Pandemia de Covid19)

Esta tradición se ha transmitido de generación en generación: la yerba mate despierta la mente, une a las personas y crea una comunidad que se extiende por todo el mundo.

Monumento al Comandante Andrés Guazurarí en Posadas (capital de la provincia de Misiones).

El Congreso de la Nación Argentina declaro en 2013 el mate  «Infusión Nacional» fue el 30 de noviembre de 2015 la primera vez que se celebró el Día Nacional del Mate, después de que se publicara en el Boletín Oficial la ley sancionada el 17 de diciembre de 2014. La fecha fue escogida para conmemorar el nacimiento de Andrés Guazurari, un Caudillo Guaraní que fue de los primeros líderes federales de las Provincias Unidas del Río de la Plata y el único gobernador indígena de la Historia Argentina.

En el principio, los custodios y usuarios de las yerba mate fueron los guaraníes. Ellos utilizaban sus hojas como bebida, objeto de culto y moneda de cambio en sus trueques con otros pueblos. Caá en guaraní significa yerba, planta y selva. Para este pueblo, el árbol de la yerba mate era, más que nada, un regalo de los dioses.

Pero quienes se encargaron de difundir su consumo y sus virtudes por todo el entonces Virreinato del Río de la Plata fueron los conquistadores españoles. Años más tarde, los Jesuitas introdujeron el cultivo en las reducciones o misiones jesuíticas guaraníes. Gracias a ellos, la yerba mate se popularizó.

De esta manera fue que tomar mate se transformó en una de las tradiciones que, como pocas, se mantiene inalterada desde hace siglos, arraigándose y expandiéndose alrededor del mundo.

José Mujica (Ex Presidente de Uruguay)

Para las personas del cono sur (Argentina, Uruguay, Paraguay, y los que habitan el sur de Brasil) tomar mate es mucho más que beber una infusión. Es una tradición que los une, es una compañía y es, sobre todo, un gran pretexto para compartir un rato en pareja, con amigos o en familia.

Hacer un buen mate es mucho más que volcar agua sobre la yerba. Hay muchos factores que se congregan para potenciar su sabor, aprovechar sus bondades medicinales y estirar la duración unas cuantas cebadas.

COMO PARA PREPARAR UN MATE ARGENTINO

Calentar agua en una pava hasta una temperatura de 80ºC. No dejar hervir. Si eso ocurre, se quemará la yerba y se lavará el mate.

Luego colocar el agua caliente en un termo para que no pierda temperatura. No olvidar que una mateada dura un buen tiempo y, si lo dejamos en la pava, se irá enfriando.

Poner yerba adentro del mate hasta cubrir tres cuartas partes del mismo. Para que los primeros mates no sean tan amargos, se puede agregarle una o dos cucharaditas de azúcar o edulcorante.

Tapar con una mano la boca del mate y agitarlo un par de minutos para obtener una mezcla homogénea de las hojas, los palos y el polvo.

Poner el mate en posición levemente inclinada para que la yerba se acumule más sobre un costado.

Un buen truco es colocar un poco de agua tibia o natural antes de empezar a tomar y dejar reposar la yerba unos minutos. Con estos pasos, la yerba mate libera todos sus componentes de forma paulatina y, como no se quema, no adquiere un sabor amargo fuerte.

Con el mate inclinado a 45ºC, colocar la bombilla en el hueco húmedo de yerba y listo: ya se puede empezar a cebar.

Papa Francisco (Argentino)

Un consejo: evitar mover la bombilla y tratar de cebar siempre en el mismo lugar para que no se moje toda la yerba y poder disfrutar más tiempo de unos exquisitos mates. Si cebamos mojando toda la yerba, los mates van a ser “lavados”. Es decir, perderán sabor y será necesario cambiar la yerba.

Diego Armando Maradona (Argentino)

TIPOS DE YERBA MATE EN ARGENTINA

 Yerba mate con palo

Si queremos disfrutar de un mate suave, la yerba mate tradicional es una buena opción. Posee un promedio de 70 % hojas secas y trituradas y un 30% de palo.
Es importante recordar, que según el Código Alimentario Argentino, tiene que tener al menos un 65% de hojas desecadas, rotas o pulverizadas y no más de un 35 % de palo.

  • Yerba mate sin palo

Para los que gustan de un mate más fuerte, duradero  y de sabor intenso, la opción es utilizar la yerba mate sin palo.
El Código Alimentario Argentino establece que la yerba mate sin palo debe tener no menos de un 90 % de hojas desecadas, rotas o pulverizadas y no más de un 10 % de palo.

  • Yerba mate compuesta

Contiene hierbas como el boldo, tilo, manzanilla, poleo (entre otras).
A las propiedades antioxidantes y energizantes de la yerba mate, se suman las propiedades de las hierbas naturales.

Algunas pueden tomarse después de una comida, ya que muchas de estas hierbas son digestivas. Otras producen una sensación reconfortante, relajante y de bienestar.
El Código Alimentario Argentino dice que cada paquete debe contener hasta un 40% de hierbas aromáticas, el 60% restante deberá contener yerba mate.

  • Yerba mate saborizada

Para los que prefieren ir cambiando los sabores y no gustan de los mates amargos e intensos, pueden encontrar en las góndolas  una amplia variedad de yerbas elaboradas con esencias naturales y sabores que van de los cítricos (pomelo, limón, naranja) a los exóticos como frutos del bosque y tropicales.

  • Yerba mate para tereré

Para su elaboración, se utiliza yerba mate con una molienda más gruesa.

El tereré es una bebida típica del Paraguay y del litoral de la Argentina. Se toma con agua fría o jugos naturales.

Tiene menor contenido de polvo, esto evita que se obstruya la bombilla.
Si utilizamos la yerba mate tradicional, es probable que la combinación de agua fría con el polvo obstruya la bombilla. Por eso, es aconsejable emplear esta yerba, que tiene una molienda más gruesa y menos polvo.

  • Yerba mate Barbacuá

Es la yerba mate sometida a un proceso de secansa utilizado por los nativos guaraníes. Barbacuá significa “tostado “en guaraní.
Consiste en proceso lento y artesanal, en el que las hojas son expuestas al calor del fuego de leña durante todo un día.

Este proceso le da a la yerba mate un ligero sabor ahumado o tostado propio de las maderas utilizadas durante el secado de las hojas.

  • Yerba mate orgánica

Para su elaboración se tiene en cuenta el cuidado del medio ambiente. Desde la siembra hasta la cosecha, se evita la utilización de agroquímicos.
Existen distintos organismos nacionales e internacionales que certifican tanto el proceso de elaboración como la utilización de materiales reciclables en envases y empaques.

En la Argentina, el Ministerio de Agroindustria otorga el sello “Orgánico Argentina” a los productos que minimicen el uso de los recursos no renovables y no utilicen fertilizantes y plaguicidas sintéticos, logrando así proteger el medio ambiente y la salud humana.

Barack Obama (Ex Presidente de EEUU)

PARA MATEAR

 La Pava

Cuando los guaraníes comenzaron a consumir la yerba en mate, calentaban el agua en las vasijas que ellos mismos fabricaban con barro cocido.

Los conquistadores españoles fueron los que introdujeron el uso de los calderos de cobre. Estos tenían una forma parecida a una jarra y no contaban con tapa.

Así fue surgiendo la pava, aunque el modelo de pava que conocemos actualmente recién apareció durante el siglo XIX.

Una de las principales características que se deben destacar de una pava, es el material. Suelen ser de metal, por lo general de aluminio o acero inoxidable, las más modernas pueden estar enlozadas o esmaltadas.

Gracias a su material, las pavas se usan para calentar el agua, logrando asi la temperatura ideal del agua para el mate.

  • El Mate

Recipiente,  generalmente es fabricado en calabazas, en cuernos de ganado, pueden ser de cristal, de madera, de plástico, de plata y oro.

Aunque algunos se animan a llamar al mate propiamente dicho (al fruto) «mate de calabaza» o «calabaza» el nombre original, más apropiado y técnicamente correcto del mate (el recipiente) es «mate» o «mati».

  • La Bombilla

Casi siempre consta de tres partes, generalmente de metal (también las hay de Bambú).

El pico (donde el tomador apoya sus labios para beber la infusión) que se inclina hacia la persona que tiene el mate en sus manos un tubo metálico angosto rectos, curvados, e incluso algunos muy insólitos con forma en espiral, por donde el líquido asciende ante el acto de bombear (de allí el nombre de bombilla)

Un bulbo agujereado (coco), que se deposita en el fondo del mate y hace las veces de filtro evitando que ingrese yerba mate a la bombilla. En algunos casos el bulbo puede ser desmontable para facilitar su limpieza. En los casos de que el mismo no sea desmontable, es común la práctica de hervir la misma en agua para limpiarla, evitando el efecto de bombilla tapada. También hay utensilios especiales para limpiar las mismas.

  • La Yerba Mate

  • La Yerbera y Azucarera

Conjunto se suma frecuentemente un ensamble portátil (constituido antiguamente den metal, también hay de madera, cuero, plástico y cristal) que reúne dos recipientes: la yerbera (es decir el recipiente en donde se deposita la yerba para cebar el mate) y la azucarera para el mate dulce. También los hay separados.

  • Termo

Es un recipiente de almacenamiento aislante que permite aumentar considerablemente el tiempo durante el cual su contenido permanece más caliente, ya que el mate se toma a una temperatura de 80ºC.

 

  • La Matera

Se denomina «matera» al objeto en el que lleva para deslazarse a una playa, a una cancha de futbol, a una plaza, el mate, bombilla, termo, yerbera y azucarera. También se denomina matera, al lugar en el que se reúnen los hombres de campo a matear.

El que Ceba Mate, se le llama Cebador, Cuando alguien no quiere más solo dice Gracias, y el Cebador dice Provecho.

El Cebador puede expresarse a través de mensajes subliminales que solo pueden entender los que conocen esta tradición, y que compartimos aquí:

Mate amargo: indiferencia
Mate lavado: Enemistad
Mate dulce: amistad
Muy dulce: habla con mis padres para pedir mi mano, interés.
Muy caliente: me muero de amor por vos
Mate frío: desprecio
Con canela: ocupas todos mis pensamientos
Con azúcar quemada: simpatizo con vos
Con cáscara de naranja: ven a buscarme
Con té: indiferencia
Mate largo: Visita indeseada
Muy seguido: Para que se vaya rápido o enojo
Con café: ofensa perdonada
Con leche: estima
Hirviendo: casamiento
Tapado: rechazo
Espumoso: cariño verdadero.
Chorreado o rebalsado: Invitación a retirarse

FORMA DE TOMARLO

Tereré

-Caliente

-Frio (Tereré)

-Amargo

-Dulce

-con cascara de Limón o Naranja

-con Azúcar mezclada con Café

-con Hierbas Aromáticas

-en Infusión (Mate Cocido)

MONUMENTOS AL MATE

En varios países de Latinoamérica se han construido monumentos al Mate como símbolo cultural entre ellos Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Brasil.

En la imagen el Monumento al Mate, en la ciudad de Santa Rosa capital de la provincia de La Pampa Republica Argentina, el mismo fue construido en el año 1971.

 POEMA AL MATE

Escrito por el  locutor, periodista, conductor de radio y tv argentino Eduardo Enrique Mir (Lalo Mir)  el mismo fue leído por él en su programa “Lalo Blabla” de Radio Mitre.

El mate no es una bebida. Bueno, sí. Es un líquido y entra por la boca.

Pero no es una bebida. En este país nadie toma mate porque tenga sed.

Es más bien una costumbre, como rascarse.

El mate es exactamente lo contrario que la televisión: te hace conversar si estás con alguien, y te hace pensar cuando estás solo.

Cuando llega alguien a tu casa la primera frase es ‘hola’ y la segunda: ‘¿unos mates?’.

Esto pasa en todas las casas. En la de los ricos y en la de los pobres. Pasa entre mujeres charlatanas y chismosas, y pasa entre hombres serios o inmaduros.

Pasa entre los viejos de un geriátrico y entre los adolescentes mientras estudian o se drogan.

Es lo único que comparten los padres y los hijos sin discutir ni echarse en cara.

Peronistas y radicales ceban mate sin preguntar.

En verano y en invierno.

Es lo único en lo que nos parecemos las víctimas y los verdugos; los buenos y los malos.

Cuando tenés un hijo, le empezás a dar mate cuando te pide. Se lo das tibiecito, con mucha azúcar, y se sienten grandes. Sentís un orgullo enorme cuando un esquenuncito de tu sangre empieza a chupar mate. Se te sale el corazón del cuerpo.

Después ellos, con los años, elegirán si tomarlo amargo, dulce, muy caliente, tereré, con cáscara de naranja, con yuyos, con un chorrito de limón.

Cuando conocés a alguien por primera vez, te tomás unos mates. La gente pregunta, cuando no hay confianza: ‘¿Dulce o amargo?’. El otro responde:

‘Como tomes vos’.

Los teclados de Argentina tienen las letras llenas de yerba. La yerba es lo único que hay siempre, en todas las casas. Siempre. Con inflación, con hambre, con militares, con democracia, con cualquiera de nuestras pestes y maldiciones eternas. Y si un día no hay yerba, un vecino tiene y te da.

La yerba no se le niega a nadie.

Éste es el único país del mundo en donde la decisión de dejar de ser un chico y empezar a ser un hombre ocurre un día en particular.

Nada de pantalones largos, circuncisión, universidad o vivir lejos de los padres.

Acá empezamos a ser grandes el día que tenemos la necesidad de tomar por primera vez unos mates, solos.

No es casualidad. No es porque sí.

El día que un chico pone la pava al fuego y toma su primer mate sin que haya nadie en casa, en ese minuto, es que ha descubierto que tiene alma.

El sencillo mate es nada más y nada menos que una demostración de valores…

Es la solidaridad de bancar esos mates lavados porque la charla es buena. Es querible la compañía.

Es el respeto por los tiempos para hablar y escuchar, vos hablás mientras el otro toma y es la sinceridad para decir: ¡Basta, cambiá la yerba!’.

Es el compañerismo hecho momento.

Es la sensibilidad al agua hirviendo.

Es el cariño para preguntar, estúpidamente, ‘¿está caliente, no?’.

Es la modestia de quien ceba el mejor mate.

Es la generosidad de dar hasta el final.

Es la hospitalidad de la invitación.

Es la justicia de uno por uno.

Es la obligación de decir ‘gracias’, al menos una vez al día.

Es la actitud ética, franca y leal de encontrarse sin mayores pretensiones que compartir.

 

 

Deja un comentario