Hablando de polinización, es así es como yo comparo el descubrimiento de América. Pero como un abrupto choque de todo tipo de cosas y situaciones.

Por: Cheff Martin Omar

Martín Omar, nombrado embajador gastronómico de la Rep. Dominicana durante Madrid Fusión 2016

Si pudiéramos verlo en tercera persona, desde la distancia y removiéndolo a alta velocidad, creo que tendríamos un planeta moviéndose igual que hacen las gallinas cuando ponen un huevo, revolcándose al sol y sacudiendo sus alas.

Y pensar que nos mantenemos entretenidos asumiendo que es la mano del hombre la responsable de muchas de las cosas que pasan y el curso que cogió todo en ese gigantesco antes y después. Pero no es así, de una manera inconsciente todo lo que haga el hombre no es arbitrario, obedece al conjunto de situaciones que la tierra necesita para avanzar por la vida como si la inconsciencia del hombre fuera parte del conjunto de fenómenos que tienen que acontecer, es como si la tierra necesitara moverse en alguna dirección, llegar a algún fin o completar algún ciclo.

El hecho de que el hombre esté involucrado es sólo una percepción nuestra, igual que hubieran percibido los dinosaurios si su consciencia se hubiera percatado de que algo estaba pasando y de que todo terminaría como terminó y así los árboles, así las dunas del desierto y así el país de los peces.

Veo cómo muchos en mi sector introducen todo lo concerniente a la gastronomía en la misma olla, la de los “rasgos culturales”, lo aglutinan, lo tapan y lo dejan ahí. Como si todo esto fuera fruto exclusivamente de la cultura de las naciones. Qué dormidos están, los rasgos culturales son como una de las primeras capas de la cebolla cuando se decide deshojar.

Pero quien la pela y quita la primera capa, esa telita delgadísima que parece una membrana y ya no sigue más, creyendo que todo lo demás es absolutamente sólido o como si no tuviera sentido seguir profundizando, se pierden de lo mejor porque, así como el corazón de la cebolla es suave, delicado y dulce, así mismo es la gastronomía cuando se decide buscar más allá y traspasar las barreras de la cultura.

Existen unas razones superiores, que son las que dan origen al rasgo cultural. Para muestra,  el ejemplo de lo que se come en Europa del Este, sabores ácidos asociados, pepino, yogur, encurtidos, pepinillos, etc. En contrapunto a lo que se come en zonas cálidas, donde los sabores dulces son mucho más acusados. Y estos a su vez denominan el carácter social de su gente, dígase del dominicano que tiene un carácter dulce, o del ruso que tiene un carácter frío y cuadriculado.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.