Un infinito ir y venir nos acostumbra a cosas que damos por sentado pero que no sabemos ni el cómo ni el porqué. Lo cierto es que la oleada gastronómica que nos arropa desde hace décadas se está encargando de hacernos sentir que debemos prestar más atención a los ingredientes que creen y se reproducen a nuestro alrededor, cuando la alta cocina de antaño nos decía que lo más lejano y exótico era lo ideal. Menos mal que ya todo eso ha cambiado.

Los pueblos se están adelantando al desarrollo de su gastronomía, como es el caso de la República Dominicana, con la finalidad de dar a conocer al mundo sus bondades, por otro lado cada día llegan más aviones y barcos hartos de productos e ingredientes de todas latitudes, podría uno ponerse a pensar, cómo encajar todo esto. Cómo desarrollar una gastronomía local, pero pretender que nuestro pueblo aprenda a comer cosas que nunca antes había visto, merece un ejercicio de meditación.

Reflexionando sobre eso llevo muchos años para entender este puzle de la gastronomía moderna, sus contradicciones y el hambre de la industria, por satisfacer cada vez más su mercado y llegar más lejos. Imagínense que en Santo Domingo se consumen camarones de la India, muchos y con total naturalidad. Y que en España aprenden a comer sancocho y a bailar bachata hasta mejor que aquí.

Para entender lo del producto de cercanía o de kilómetro 0 hay que reflexionar sobre el por qué hay determinados productos que crecen en una región determinada y porqué le sienta bien eso a la gente que vive ahí. Pero lo que es realmente mágico es entender por qué hay productos de lejanía que le hacen bien a esa misma gente, y que combinan igualmente entre ellos.

Al final he entendido que esto de la cocina no se escapa del sentido de la polinización, que sí, que hay que consumir los productos de cercanía porque son vitales para poder desarrollarse en una zona determinada, pero que también hay que mezclarlo con otros, como hacen las plantas para enriquecer su fruto. Y para que la tierra siga su proceso evolutivo con total naturalidad.

Sobre el Cheff Martin Omar

Martín Omar, nombrado Embajador Gastronómico de la República Dominicana en Madrid Fusión 2016, fue el productor gastronómico de la segunda temporada de Masterchef Rep. Dominicana. Desde el 2011 participa como chef invitado del Gastro Festival Madrid. Ha participado en algunos de los escenarios más importantes del mundo gastronómico, como el Epcot Food And Wine Festival, en Disney World. Latin Food Fest, San Diego CA. Mistura en Lima, Perú. Berlín, Hamburgo, Colonia, Múnich, Frankfurt, Turín, Alba, Nueva York y Caracas

Martín Omar González Mayí, martincenovi@hotmail.com

IG: @martinomarg

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.